70 años de La Llovida Gorda

Zucaina, 19 de Noviembre de 2015

El 19 de Noviembre de 1945 cayeron en Zucaina 325 litros que provocaron muchos daños. Este día desde entonces es recordado como el de La Llovida Gorda.

Hoy se cumplen 70 años del temporal de levante conocido popularmente por los zucaineros como La Llovida Gorda de 1945. Un evento tan extraordinario como este aún es bien recordado por los zucaineros de más edad y por otros muchos que lo han oído explicar de sus padres o abuelos.

Este temporal de levante dejó la escandalosa cifra de 325 litros en sólo un día en Zucaina. Ese día estuvo lloviendo sin parar y con gran intensidad todo el día y se produjeron muchos daños tanto en la Villa como en todo el término. Los 325 litros caídos en un solo día aquel 19 de noviembre de 1945 es el valor diario máximo de lluvia registrado en Zucaina desde que en 1916 empezara a medirse de forma oficial por el entonces maestro del pueblo Enrique Sánchiz, y la segunda vez en casi 100 años que en un día han caído más de 300 litros. La vez anterior fue durante la Ramblada del 15 de octubre de 1922 recogiéndose casi 319 litros en Zucaina. Desde entonces no hemos vuelto a tener un día con tanta lluvia, pero es bueno recordar que pasó porque cualquier año podría volverse a repetir un día como ese. En el temporal de lluvias entre el 1 y 2 de noviembre de este año si la lluvia fuerte llega a durar más horas posiblemente se hubiera podido alcanzar un valor similar al de 1945, ya que cayeron más de 130 litros en unas 10 horas.

Los daños más importantes que tal elevada cantidad de lluvia produjo en nuestro término se detallan a continuación: En La Hoya, la Rasa del Comellar (reguero o pequeño barranco que nace en El Comellar) y otro reguero que nace por Las Balsas se desbordaron provocando que muchos ribazos de los bancales reventaran. Se produjeron también numerosas sunsidas por la cantidad de agua acumulada en todos los bancales. Además, la carretera a Santa Ana tuvo que cortarse porque el desbordamiento de la Rasa del Comellar partió en dos la carretera. Por otro lado, en muchas casas del pueblo entró agua por los tejados y ésta bajaba por las escaleras de las casas como pequeños ríos. La Rambla de Santa Ana bajó muy crecida de lado a lado, pero no se produjo ningún daño, aunque estuvo a punto de desbordarse del muro lateral. Aunque estuvo lloviendo durante todo el día en la zona de la Ermita, en la cabecera de la cuenca no llovió tanto como en el pueblo, y de ahí que no bajara el agua de manera violenta por La Rambla como lo hizo en el año 1967. - Toni Barrera Escoda.

 

Volver a noticias de la Villa de Zucaina